Calderón de la Barca (Barroco II)

 

Obra

según el recuento que él mismo hizo el año de su muerte, su producción dramática consta de ciento diez comedias y ochenta autos sacramentales, loas, entremeses y otras obras menores, y piezas más ocasionales. Aunque creó menos obras que Lope de Vega, resulta mejor calderón en el teatro y de hecho lleva a su perfección la fórmula dramática lopesca pero reduciendo el número de escenas de esta y suprimiendo elementos líricos y poco funcionales, convirtiéndola en un pleno espectáculo barroco al que agrega escenografía y música, elementos que para Lope de Vega tenían una menor importancia, y que no usaba con tanto detalle.

disminuye el número de personajes y reduce la riqueza polimétrica del teatro lopesco. En cierto modo, suprime del teatro de Lope los elementos más líricos y busca siempre los más teatrales.

Su teatro se adapta según

  1. su vinculación a la corte, que le invita a hacer un tetro determinado

  2. su relación con los corrales que le da un ambiente popular

  3. su dependencia de organismos oficiales, que le obligan a componer actos sacramentales

hay dos grupos de obras en la obra de calderón:

  • En un primer grupo de obras Calderón reordena, condensa y reelabora lo que en Lope aparece de manera difusa y caótica, estilizando su realismo costumbrista y volviéndolo más cortesano. En ellas aparece una rica galería de personajes representativos de su tiempo y de su condición social, todos los cuales tienen en común los tres temas del teatro barroco español: el amor, la religión y el honor. Ejemplo: el alcalde de Zalamea.

  • En su segundo registro, el dramaturgo inventa, más allá del repertorio caballeresco, una forma poético-simbólica desconocida antes de él y que configura un teatro esencialmente lírico, cuyos personajes se elevan hacia lo simbólico y lo espiritual. Escribe entonces fundamentalmente dramas filosóficos o teológicos, autos sacramentales y comedias mitológicas o palatinas.

 

 

La vida es sueño, considerada como la pieza cumbre del teatro calderoniano. Esta obra, es el ejemplo máximo del género de comedias filosóficas, recoge y dramatiza las cuestiones más importantes de su época: la razón como medio para vencer las pasiones y para alcanzar la salvación que es: la libertad o el poder de la voluntad frente al destino, el escepticismo frente los pensamientos negativos de la epoca.

En este segundo registro, lleva a su perfección el llamado auto sacramental, pieza alegórica en un acto de tema eucarístico destinada a representarse el día del Corpus (día religioso). Por mencionar sólo algunos, citaremos El gran teatro del mundo o La cena del rey Baltasar.

Calderón es el maestro indiscutido de este género, en el que ya los personajes se han convertido en puras abstracciones conceptuales o pasionales.

Compuso asimismo Calderón bastante teatro menor, por ejemplo entremeses como El triunfo de Juan Rana.

El teatro cómico de Calderón

Durante un tiempo se subestimó el teatro cómico de Calderón, pero últimamente ha sido revalorizado, pues ciertamente compuso obras maestras en el género que pueden ser calificadas como comedias de enredo, como La dama duende, Casa con dos puertas, mala es de guardar o El galán fantasma, y no descuidó el teatro menor.

Los personajes de Calderón

los personajes femeninos de Calderón son excesivamente hombrunos y no poseen la feminidad y viveza natural de las mujeres de Lope, aunque cuando se trata de mujeres autoritarias este defecto pasa a ser virtud y encontramos a autenticas mujeres ambiciosas como en la obra La hija del aire.

En el apartado masculino, Calderón posee un repertorio de personajes inolvidables. Es frecuente el marido enloquecido de celos enfermizos, que abundan en los dramas de Calderón pero que razonan muy bien sus celos o sospechas; por eso les encuentra sustancia trágica Calderón.

La dramaturgia calderoniana

Calderón reduce el número de escenas que habitualmente empleaban Lope de Vega y sus seguidores, porque cuida más la estructura dramática.

Restringe la abundante polimetría del teatro anterior a octosílabo, endecasílabo y alguna vez heptasílabo;

Elimina estrofas para que se note que todo va de lo mismo.

Utiliza los mismos temas que Lope de vega (amor, celos religión y honor)., que reescribe suprimiendo las escenas inútiles, débiles, sobrantes o poco funcionales.

Su estilo utiliza las galas formales del culteranismo, pero también lo vulgariza con una serie de metáforas en torno a los cuatro elementos que todo su público podía entender, lo que lo vuelve más accesible.

Emplea símbolos en sus comedias

Técnicas dramáticas como la profecía u horóscopo inicial en la obra, que crea espectativas engañosas para el público.

Incluye escenografía y música (se considera a Calderón el primer autor de libretos de zarzuelas), en búsqueda de un espectáculo barroco integral que uniera las diversas artes plásticas.

La carpintería efímera(montable y desmontable) teatral se convirtió en un elemento clave.

Lenguaje y estilo

antítesis, metáforas e hipérboles; aunque podría estimarse que es la culminación teatral del culteranismo sin empachos.

En sus personajes se acusa un característico frenesí razonador:

Temas e ideología:

Nace en su teatro un profundo pesimismo a pesar de la autonomía y validez de la acción humana. La vida es una peregrinación, un sueño, y el mundo es un teatro de apariencias. Su pesimismo está atemperado por su fe en Dios y por el fuerte racionalismo que asimiló de Santo Tomás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: