Calderón de la barca(vida)

 Biografía

Su padre, Diego Calderón, era secretario del Consejo y Contaduría Mayor de Hacienda y se casó con Ana María de Henao, de una noble familia alemana. Pedro fue el tercero de los cinco hijos y era de origen montañés e hidalgo (Viveda, Cantabria). Empezó a ir al colegio en 1605 en Valladolid, porque allí estaba la Corte, pero como destacó en los estudios, el padre, de carácter autoritario, decidió destinarlo al Colegio Imperial de los jesuitas de Madrid en 1608, y allí estudió gramática, latín, griego, y teología.

Falleció su madre, en 1610, y su padre casó en segundas nupcias.

Continuó en la universidad de Alcalá, donde estudió lógica y retórica.

En 1615, al fallecer su padre, pasó a la de Salamanca, donde se graduó de bachiller en derecho canónico y civil.

Presentó algunas de sus obras en actor religiosos, ganando.

Decidió abandonar los estudios por la carrera militar y entró en una crisis económica caracterizada por problemas familiares i la deendencia de los juegos.

Esto hico que tuviera que entrar al servicio del duque de Frías, con el que viajó por Flandes y el norte de Italia entre 1623 y 1625. Es posible que las difíciles relaciones con su padre influyeran en su teatro, donde es frecuente encontrar conflictos edípicos entre padres e hijos.

El caso es que entre 1623 y 1625; anduvo enredado en un homicidio y en 1625 marchó como soldado al servicio del Condestable de Castilla.

Su primera comedia conocida, Amor, honor y poder, fue estrenada en Madrid con motivo de la visita de Carlos, príncipe de Gales, en 1623.

A partir de este momento produjo un extenso repertorio dramático pero, en 1629, conoció a Lope de Vega y el famoso Hortensio Félix Paravicino, con los que tuvo una gran enemistad. Calderón correspondió a los ataques de este último, realizó un paraje riéndose de dos obras suyas.

Con estas y otras comedias fue ganándose el aprecio del rey Felipe IV, que empezó a hacerle encargos para los teatros de la Corte. Así fue como inauguró el Coliseo del Palacio del Buen Retiro, representando El nuevo Palacio del Retiro.

Sacó a Lope de Vega de los teatros y se ganó el aprecio del público.

Realizó también piezas para los corrales de comedias madrileños de la Cruz y del Príncipe.

En 1635 se le nombró director del Coliseo del Buen Retiro y escribió El mayor encanto, el amor entre otras obras.

En 1636 el Rey le nombra caballero de la Orden de Santiago y su amigo y discípulo Vera Tassis publica la Primera parte de sus comedias; al año siguiente la segunda, hasta las nueve que llegó a imprimir, si bien se conservan tres más impresas por otros editores menos cuidadosos; en 1677 aparecerá además la primera parte de sus autos sacramentales.

Se distinguió como soldado,a unque siguió escribiendo obras por encargo del rey, como Certamen de amor y celos. Pero, herido durante el sitio de Lérida, obtuvo la licencia absoluta y una pensión vitalicia.

Estrena sus obras más ambiciosas, las que requieren música (zarzuelas) y más escenografía.

A mediados de los cuarenta, entre en una crisis econòmica, ya que cierran los corrales por el fallecimientos de la reina Isabel de Borbón y el príncipe Baltasar Carlos. También por la presión que hacía la iglesia en contra del teatro, que hizo que los cerraran. La muerte de sus dos hermanos mayores influó también en esta crisis. Es más, hacia 1646 nace su hijo natural, Pedro José, y Calderón ha de replantearse su vida.

Sale de esta crisis interior y exterior al reabrirse los teatros y al convertirse durante unos años en secretario del Duque de Alba.

Se convierte en sacerdote y obtiene la capellanía de los Reyes Nuevos de Toledo, y, aunque siguió escribiendo comedias y entremeses, desde entonces dio prioridad a la composición de autos sacramentales.

Sigue componiendo espectáculos para los reyes, pero se decanta por los temas mitológicos.

Poco después el rey siguió distinguiéndole al designarle como su capellán de honor, hecho que le obligó a trasladar definitivamente su residencia a Madrid; la muerte del monarca en 1665 marcó un cierto declive en el ritmo de su producción dramática; se le nombra sin embargo capellán mayor de Carlos II en 1666.

Al final de su vida sufrió algunas crisis económicas, pero con motivo del Carnaval de 1680 compondrá su última comedia, Hado y divisa de Leónido y Marfisa; falleció el 25 de mayo de 1681, dejando a medio terminar los autos sacramentales encargados para ese año. Así dejaba huérfanos los teatros quien fue considerado uno de los mejores escritores dramáticos de su época.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: