origenes tragedia

 

La tragedia griega es un género teatral originario de la Antigua Grecia. Inspirado en los ritos y representaciones sagradas que se hacían en Grecia y Asia Menor, alcanzando su apogeo en la Atenas del siglo V a. C.

 

El argumento de la tragedia es la caída de un personaje importante. El motivo de la tragedia griega es el mismo que el de la épica, es decir el mito, pero desde el punto de vista de la comunicación, la tragedia desarrolla significados totalmente nuevos: el mito se funde con la acción, es decir, con la representación directa.

Los más importantes y reconocidos autores de la tragedia fueron Esquilo, Sófocles y Eurípides que, en diversos momentos históricos, afrontaron los temas más sensibles de su época.

 

Durante los cambios de estación, al empezar la primavera i al acabar el otoño, se celebraban las dionisiacas, unos rituales de sacrificio de un animal dedicado a Dionisio, dios del vino y de la música, que según la cultura clásica, nacía en primavera y moría en invierno.

 

Dionisio era hijo de Zeus y Sémele. Tras la muerte de su madre antes de que naciera, Zeus lo acabó de formar en su muslo y encargó a Hermes que encontrara un lugar para darle educación y protegerlo de los celos de Hera. Vivió en muchos sitios hasta instalarse al fin Nisa, una ciudad de Asia menor, criado por un grupo de ninfas y por el sátiro Sileno, que siendo símbolo de la embriaguez y la pasión por el vino, fue el padre adoptivo de Dionisio.

 

Su singular educación le dotó de sus características divinas, convirtiéndose en el dios de vino y la vegetación, enseñando a los mortales como cultivar la uva y como elaborar el vino, ya que hasta entonces, los hombres se conformaban con las bebidas derivadas de los cereales. Se le representaba portando vasos llenos de fruta, copas de vino y racimos de uvas, y vestido con pieles de animales con aspecto joven y siempre jovial.

 

Los rituales duraban cinco dias seguidos, y agradecían al dios la renovación de la cosecha mediante unos bailes realizados por doces personas, denominado coro, que llevaban una mascaras con cuernos de cabra. La gente les llamaba tragedias, que viene del griego, tragos, que significa cuernos de cabra, y odas, que significa himnos, es decir el coro que cantaba con cuernos de cabra.

Los coristas cantaban unos versos llamados ditirambos.

 

 

Los autores dramáticos no podían representar sus obras cuando ellos querían, sino sólo durante las fiestas en las que estaban previstas tales representaciones. Ello ocurría en la Leneas, en las Dionisias rurales y en las Grandes Dionisias. Las Leneas se celebraban a finales de enero en Atenas y en ellas tenían lugar concursos dramáticos. Las Dionisias rurales, como su nombre indica se celebraban fuera de Atenas a finales de Diciembre y en ellas había concursos trágicos y cómicos. En las Grandes Dionisias, que se celebraban en la ciudad, era cuando tenían lugar los grandes concursos. Comenzaban a finales de marzo, al principio de la primavera, cuando el mar permitía la navegación y podían hallarse en Atenas muchos aliados y extranjeros, con lo que la fiesta cobraba mayor importancia.

El arconte epónimo convocaba el concurso, y los candidatos presentaban sus obras para que se procediera a la selección previa. Tal selección comportaba la concesión de un coro, y la designación de los ciudadanos ricos a los que se encargaba la liturgía o contribución especial consistente en encargarse de cobrar los gastos de representación.

Normalmente los poetas tenían que representar cada uno de ellos tres tragedias y un drama satírico, con coros de sátiros y con sentido del humor.

Los elementos esenciales para poder entender una puesta en escena o producción trágica son los siguientes: los actores propiamente dichos, los coreutas o miembros del coro, los músicos (flautista y citarista), el traje, el atrezzo, las máscaras y el decorado.

Los actores.

A lo largo de la evolución de la tragedia su número se modificó: se empezó por uno sólo, Esquilo empleó dos y Sófocles tres. Nunca se rebasó tal número, por lo que un mismo actor tenía que interpretar varios personajes en una misma pieza. Los actores, por otra parte eran siempre varones. Además de estos actores profesionales podían utilizarse actores mudos o niños.

Las cualidades de un buen actor debían ser una buena voz, una perfecta pronunciación, y la capacidad para adaptarse al personaje que le tocaba interpretar. No hay que olvidar además que el actor debía ser también un buen cantante.

El equipo normal del actor consistía en la máscara, el traje y el coturno.

La máscara seguía una serie de estereotipos que caracterizaban a los personajes, así marcaba también las diferencias de sexo o de edad. Algunos autores apuntan además la posibilidad de que la máscara tuviera la función de aumentar la voz del actor, pero parece difícil que una máscara de lino pudiera hacer de megáfono.

El coturno es un tipo especial de calzado que elevaba la estatura de los actores, semejante a un zueco. Los coristas no lo llevaban, pues esto no les hubiera permitido bailar.

 

El traje se adecuaba al papel que el actor debía representar. Los actores llevaban una camisa amplia ceñida por un cinturón y un manto que se fijaba en el hombro izquierdo. Ambas piezas solían ser de colores fuertes, rojos, amarillos, verdes. Los reyes llevaban el manto de color púrpura.

Las funciones de los actores en la obra son la recitación, el canto, el gesto y el movimiento.

 

Al lado de los actores están los coreutas o miembros del coro, elemento básico de la tragedia griega. A lo largo de la historia de la tragedia, el coro va perdiendo importancia en lo que atañe a su papel en la pieza. En Esquilo es en muchos casos un verdadero personaje, en Sófocles, aunque conserva el papel de personaje, va perdiendo protagonismo. En Eurípides su papel es esencialmente lírico, sus cantos no tienen prácticamente nada que ver con lo que ocurre en la escena y su función parece ser la de marcar el cambio en las situaciones.

Los movimientos del coro en la representación son muy variados, así entra en la escena a ritmo de marcha, o dialoga con algún actor. Además en determinados momentos el coro ejecuta danzas acompañadas de música.

 

El teatro griego parece que carece de decorados, como mucho se colocarían algunas piezas pintadas con relación a la escena representada.

La puesta en escena era sencilla, aunque algunos apuntan que estaba dotada de gran realismo.

 

 

Mandar vuestros apuntess.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: