Teatro griego

 

El teatro como tantas otras cosas, es un invento griego. El teatro griego tuvo sus orígenes en el siglo VI a. c. en las fiestas dionisiacas que se celebraban en honor al dios Dionisio.

Estas fiestas religiosas se efectuaban en la ciudad alrededor de la segunda semana de marzo y en las afueras, (las Dionisíacas de los Campos) hacia Septiembre.

Duraban cinco días, el primero dedicado a la procesión, el 2º a la representación de tragedias.

Cada día un escritor representaba tres tragedias previamente seleccionadas por altos funcionarios.

Las obras eran seleccionadas por un jurado en concurso público; los poetas debían presentar tres tragedias y un drama. El vencedor recibía como premio una corona de oro y laureles.

 

Las representaciones se iniciaban por la mañana temprano y continuaban sin intervalo, pues no había actos ni telón. El público abonaba una pequeña cuota.

Las primeras representaciones se efectuaron en las proximidades de los santuarios dedicados a Dionisio, luego se realizaron en la plaza pública.

 

Los actores entraban a escena por la izquierda si el personaje llegaba del campo y por la derecha si llegaba de la ciudad.

La vestimenta variaba de acuerdo al personaje: así un rey vestía con hermosas túnicas rojas mientras que un protagonista desdichado y perseguido se lo reconocía por sus ropas oscuras.

El traje principal era el quitón o “traje de representación” un ropaje largo hasta los pies, apretado por un cinturón a la altura del pecho. Se utilizaba además la clamide, una capa corta que se cerraba con una hebilla sobre la espalda y el himation, una capa larga amplia y suelta, complementado con unos botines para los pies y también la máscara que representaba al personaje encarnado por el actor; los componentes del coro, unas doce personas, también llevaban máscaras.

 

Los actores llevaban un MEGÁFONO destinado a aumentar la intensidad de la voz.

Los actores llevaban unas máscaras llamadas carátulas. Primero hubo dos tipos de carátulas: una para la tragedia y otra para la comedia. La primera tenia expresión de espanto, la segunda, alegre. Estas dos máscaras se utilizan hoy en día como símbolo del teatro.

Mas adelante hubo varios tipos de carátulas: el héroe trágico, el esclavo intrigante, el orgulloso, el malhumorado, etc

 

Los actores debían de conocer a la perfección el texto poético porque no había apuntadores.

Eran todos varones lo que implicaba que los artistas tuvieran que interpretar roles femeninos, cosa que se llevaba a cabo recurriendo al cambio de traje, de atributos del personaje, la máscara con tez “morena” para los personajes masculinos y “clara” para los femeninos y cambiando el tono de voz.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: