Teatro medieval (los autosacramentales)

 LOS AUTOS SACRAMENTALES

Definición

Un auto sacramental es una pieza teatral religiosa de un solo acto de tema eucarístico (Eucaristía: uno de los principales ritos cristianos realizado por un sacerdote, “cena del señor” o “santa cena”) que se representaba el día del Corpus (Día del Corpus: fiesta de la iglesia católica destinada a celebrar la eucaristía. Finalidad de aumentar y proclamar la fe de la iglesia católica en Jesucristo) entre los siglos XVI y XVIII. Tenia mucha escenografía.

Historia

El auto era en su origen una representación teatral tanto de índole religiosa como profana. En la edad Media también recibían la denominación de misterios o moralidades, sobretodo cunado trataban de tema religioso.

Desde la segunda mitad del siglo XVI empezaron a llamarse autos Sacramentales.

Fueron haciéndose cada vez menos narrativos y, después del Concilio de Trento, los dramaturgos fueron intensificando sus contenidos doctrinales y alegóricos (pretendían enseñar) hasta que Pedro Calderón de la Barca les dio su forma definitiva en el siglo XVII.

En su forma clásica, el AS desarrolla una psicomaquia (representación alegórica (abstracto-humano) en la que abstractas virtudes humanas, representadas por personas, entablan una lucha contra los vicios, también personificados) entre personajes simbólicos que encarnan conceptos y sentimientos humanos en medio de un lujoso aparato escenográfico para desarrollar una idea alegórica de carácter teológico o filosófico.

Los elementos reales fueron perdiendo cada vez más su realidad, e incluso su referencia a la temporalidad. Es el contrario del entremés (pieza dramática jocosa y de un solo acto protagonizada por personajes de clases populares del s.XVII)

La irrealidad e inverosimilitud impulsó el ataque de los autores del Neoclasicismo en el siglo XVIII. Algunos de los autores modernos (Generación del 27 y posteriores) han intentado revitalizar y resucitar el género (Rafael Alberti y miguel Hernández, con El hombre deshabitado y Quien te ha visto y quien te ve y sombra de lo que eras, y mas modernamente Gonzalo Torrente Ballester).

Origen

El origen del auto alegórico, aún no concretado al tema del Corpus Christi, está en:

el Auto de la Pasión de Lucas Fernández (1500).

el Auto Pastoril castelanho de Gil Vicente (1502).

el Auto de la sibila Casandra “ “

Los autos sacramentales están considerados los únicos dramas verdaderamente simbólicos.

 

No hay un auto sacramental consagrado a la festividad del Corpus Christi hasta la Farsa Sacramental de Hernán López de Yanguas (1520).

Los autos empiezan a coger más importancia entre 1525 y 1550.

Diego Sánchez de Badajoz es el primero en perfilar una acción eucarística, aun que solo la narra y no hace intervenir personajes alegóricos.

El Auto de los hierros de Adán del Códice de sutos viejos, el único personaje real es Adán, que se mueve entre diez símbolos personificados.

Después hay otros autores que escribieron autos, como: Juan de Timoneda, Lope de Vega, Antonio Mira de Amescua, Tirso de Molina y José de Valdivielso, algunos de los cuales influenciaron al maestro del género, Pedro Calderón de la Barca.

 

 

ORIGENES DEL TEATRO MEDIEVAL

El teatro religioso: Misterios y moralidades:

Los orígenes del teatro medieval se encuentran en las solemnidades religiosas.

El punto de partida debieron de constituirlo los “tropos” cantos alternados añadidos al ritual religioso-, que tanto éxito alcanzaron en la Edad Media. Estos cantos dialogados, intercalados en el texto litúrgico, fueron poco a poco adquiriendo vida independiente, hasta convertirse en verdaderos dramas religiosos, agrupados en torno a los dos momentos fundamentales de la vida de Cristo: el Nacimiento y la Pasión y Resurrección. Representados por sacerdotes, dentro de las iglesias, en los claustros o en los atrios, perdieron su primitivo carácter al abandonar el uso del latín, sustituyéndolo por la lengua vulgar, hacia el siglo XII.

Ello transformó el drama litúrgico de tipo eclesiástico en espectáculo religioso destinado a un ambiente popular, lo cual dio lugar a que se infiltrasen en él elementos profanos que motivaron su traslado de la iglesia a la plaza pública.

Es así como en toda Europa surge una serie de representaciones religiosas que en España recibieron el nombre de “Autos”, y en Francia los de “Milagros”, “Misterios” y “Moralidades”.

Los Milagros se referían a los realizados por la Virgen o algún santo. Los Misterios eran escenificaciones de la vida de Cristo y se agrupaban en torno a dos ciclos de asuntos, referentes a Navidad – la adoración de los pastores, el viaje de los Reyes Magos – y a la Pasión y Resurrección – la muerte de Jesús, el encuentro de las tres Marías y el ángel…-. Las Moralidades tenían a su vez, carácter alegórico (los personajes representaban la Virtud, el Vicio, la Muerte, la Fe, la Esperanza…) y a menudo ofrecían un tono satírico. Como indica su nombre, no eran específicamente religiosas.

De todo el primitivo teatro castellano, sólo ha llegado a nosotros el “Auto de los Reyes Magos”, circunstancia que ha llevado a algún historiador a poner en duda la existencia de una amplia producción dramática en Castilla antes del siglo XV.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: